jueves, 18 de febrero de 2010

Despistado

Entre mis familiares, amigos, compañeros de trabajo, vecinos y el gremio de cerrajeros, circula el rumor de que soy algo despistado.

¡Maldita sea! ¿Cuándo dejarán de recordarme las veces que he salido de casa dejando las llaves dentro? Y, ¿Cuándo olvidarán aquella vez que metí mis pantalones en la lavadora con las llaves del coche en el bolsillo?

Y es que está comprobado que las llaves y yo no nos llevamos nada bien. Os cuento la última:

En navidades me fui con dos amigos a esquiar: Sensato, alias ‘ya te lo dije’, también conocido como ‘se os va la olla’; y Festivo, alias ‘la he liado bien gorda', en ciertos ámbitos también conocido como ‘esta noche pillo fijo'.

Tras unas horas esquiando…
Sensato: Oye, déjame las llaves del coche que me voy a quitar el polar, que estoy pasando calor con tanta ropa.
Echo mano a mi bolsillo y veo que está abierto, y aún peor, está vacío.
Yo: Dime que esto es una broma y que me has escondido las llaves.
Sensato: ¿Te parece broma el olor de mi sobaco?

Peinamos las pistas, unas 300, buscando la llaves sin éxito alguno. Acto seguido, nos dirigimos a información para preguntar si alguien las había encontrado y devuelto.
Recepcionista: Nadie nos ha traído unas llaves. Mire, rellene este impreso con su nombre, su número de móvil y la descripción de las llaves. Si tenemos noticias le llamamos.

Salimos del punto de información.
Festivo: No veas cómo está la recepcionista, ¿eh?
Sensato: Joder,... ¿Cómo te has podido dejar el bolsillo abierto?¿Y ahora que hacemos sin llaves?
Yo: Por aquí no pasa el Camino de Santiago, ¿verdad?
Festivo: Podríamos hacer autostop, igual nos paran una tías buenas.

Tras debatir con mis amigos, decidimos seguir aprovechando el día de esquí y confiar en que la recepcionista me llamase con buenas noticias, o en su defecto, más tarde llamaríamos al seguro de mi coche.

Poco antes del cierre de pistas, recibí una llamada.
Recepcionista: Nos han traído unas llaves que coinciden con la descripción de las suyas. Acérquese a comprobarlo.
Yo: Ok, gracias, ahora mismo voy para allá.
Recepcionista: Por cierto, huelen a suavizante…
Yo: Entonces son las mías fijo.

¡Vale! El último fragmento de la conversación no sucedió, pero quedaba tan bien…
Por cierto, las llaves eran las mías.

20 comentarios:

  1. Siempre están enel fondo del mar. ¿No sabes la canción?

    ResponderEliminar
  2. Buena, Jauroles, muy buena. Yo tampoco me llevo bien con las llaves, ni con los paraguas, ni con los papeles, en fin, un desastre. Y vivo en una especie de caos, pero ordenado. Lo curioso es que cuando tengo que buscar algo siempre lo encuentro, por ventura.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajaja, Tranquilo las mías pasan del congelador, a la lavadora, se quedan puestas fuera de la puerta, en fin ... soy un desastre con ellas

    Besos cielo muchos sin despistes !!!

    ResponderEliminar
  4. :D yo par las llaves siempre tengo mucho cuidado, de hecho suelo ir comprobando cada dos por tres que siguen en mi bolsillo...

    Ahora para otras cosas soy un desastre!!!

    ResponderEliminar
  5. Yo en mi casa soy la torpe...y es horrible, porque por muchas cosas que hagan los demás no pasa nada, pero en cambio cria fama y echate a dormir...cuando se me cae algo... ya está la manazas,torpona,y ya de paso...desordenada!!!

    Que suerte tuviste!!!

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que eres muy tranquilo, yo no hubiera podido seguir esquiando tan tranquilo sin saber si aparecerían las llaves.

    En fin! la próxima vez amarratelassssssssssss!!!

    besitos

    ResponderEliminar
  7. Jajajaja! Qué recuerdos, yo me he dejado las de casa dentro y he tenido que cogerlas con un palo desde la ventana de mi cuarto, y las de la moto las metí una vez con el despiste dentro del sillín... Menos mal que traen de repuesto!

    ResponderEliminar
  8. Como te han dicho ya, qué tranquilidad. Yo habría estado histérica al lado de la recepcionista. Ni esquiar ni nada.
    Yo soy despistada cuando me llaman por teléfono para recordarme algo o pedirme algo, y según estoy colgando ya lo he borrado de mi mente. Es terrible. Creo que mi marido me odia, pero al menos no me lo dice.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Si que eres despitado :) que simpático post , he pasado un momento divertido mientras lo leia, gracias. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Pues yo lo del suavizante me lo habia creido. No me reire porque a mi tambien me ha pasado unas cuantas veces salir a dar un paseo con el niño o con quien sea y tener que esperar al amantisimo o llamar a la Yoli para que me traiga las llaves. He encontrado el truco perfecto: dejar una copia de las llaves a todos los mas cercanos. Con el coche es distinto ¿ves?.

    ResponderEliminar
  11. ¿Las llaves? Hasta un calcetín he llegado a meter en el frigorífico, ja ja
    Un besazo desde mi Jardín.

    ResponderEliminar
  12. Jajajaja, Jauroles, como ves, no eres el único despistado, quién más quién menos, tiene sus despistes, y siempre se pasa el apuro de tener que buscar esa ayuda, menos mal de la recepcionista y del buen samaritano esta vez, como hubieras necesitado llamar para quevinieran a buscaros, tu fama hubiera crecido hasta el infinito y más alla. (porqué será que a algunos por unos despistes de nada se nos cuelga ee sanbenito como si nos sucedira cada día)
    Divertido post querido amigo

    ResponderEliminar
  13. Yo tengo un sitio fijo en la entrada de casa, o pierdo hasta la cabeza! Mi abuela decía que había que atarle una esquina a un pañuelo, que eso era como atarle el rabo al diablo, y aparecían fijo! Nunca confié en el diablo ese la verdad, ni entendí que tenía que ver el diablo con las llaves, pero bueno ... :)

    ResponderEliminar
  14. yo le púse mucho muchos llaveros grandes y uno que adoro que me raglo mi mama por eso cuido las llaves para no perder el llavero

    divertida la parte final jeje :D

    espero otro

    ResponderEliminar
  15. jaja.. buenisimo..!!! muy divertido el post.. y creo que todos somos despistados hasta el mas ordenado se despista en su orden.. jaja.. gracias por compartir.. nonisortega

    ResponderEliminar
  16. Jejeje, me recuerdas a uno que conozco, que cerró el coche, abrió el maletero, cerró el maletero y se dejó las llaves del coche dentro. Aysss hombres!!!.

    Besosssss

    ResponderEliminar
  17. hahaha!!
    Yo con las llaves he intentado pasar por las puertas del metro, en lugar de con el abono..
    pero claro eran las 9 de la mañana xdd
    ^^

    ResponderEliminar
  18. TÍTULO: JÓ, Q DÍA!!!!
    AY, MI NIÑO Q DESPISTADO!! (ESO SE SOLUCIONA CON FÓSFORO... DESDE HOY, MÁS PESCADITO EN LA DIETA!)

    GRACIAS X ESTOS MOMENTOS, JAURI!! (Q HARÍA SIN TÍ Y SIN MI BOLITA_DE_PELO?)

    ABRAZO_INMENSO, COMPI!!

    MALE.

    ResponderEliminar
  19. Pero ¿¿¿¿dónde diablos las habrán encontrado si no estaban en ninguna de las 300 pistas????
    De todas formas me alegro del final feliz!
    Un beso!
    Pau

    ResponderEliminar
  20. Ay ayy!! Yo soy iguaaal!!! Después de perder el octavo celular en dos años, llamé a mamá a contarle, y en vez de regañarme como es usual... se comenzó a reir!!!!

    ResponderEliminar