jueves, 14 de enero de 2010

Mis 5 peores citas

Tras leer los últimos posts de Dispersa y Una rubia del revés, me animo a describir mis 5 peores citas. Ahí va la lista por orden cronológico:

1-Fue mi primera ‘primera cita’, tendría yo como mucho 12 o 13 años, empezó mal ya desde su propia organización. Fue una cita doble, un amigo y yo con dos chicas de la clase de al lado. Mi amigo y yo con nuestras Cherry Cokes (lo último de la época) y nuestro paquete Lucky Strike comprado a medias, aunque ninguno de los dos fumábamos aún. Ellas pasaron toda la cita cuchicheando entre ellas y nosotros tosiendo... Hasta que al final ellas confesaron: “¡Como podéis ser tan garrulos e ir con calcetines blancos, por dios!”. Aquello no prosperó, pero entendí la importancia de la estética en una cita.

2-Aún en la adolescencia, quedé para ir al cine una vecina de mi calle, que por aquel entonces me tenía embobado. Va y se presenta con una amiga: “He venido con Yoli, ella también quiere ver Fargo”. Supongo que a día de hoy ya conocerá la frase “tres son multitud”. No prosperó, pero más adelante tendría una fugaz relación con Yoli.

3-Había quedado con ella en una discoteca de moda, pero primero debía asistir a la cena de cumpleaños de uno de mis mejores amigos, combinación que resultaría fatal. En la cena bebí, bebí y después continué bebiendo. Cuando nos encontramos en la discoteca ya casi no me sostenía en pie, y tenía serios trastornos en el habla. Esto sumado a un par de consumiciones concluyó en un desfallecimiento total, obligándome a pasar casi la totalidad de la noche en los asientos del privado rozando el como etílico. Ella estuvo toda la noche a mi lado e incluso me acompañó un par de veces fuera a vomitar. Yo, a pesar de todo esto, aún intentaba flirtear con ella en mis escasos instantes de lucidez alcohólica, pero en aquel momento no me daba cuenta que ya había perdido todas mis posibilidades, así como mi buen aliento. Por supuesto, tampoco prosperó.

4-Me animé a invitar a cenar a una chica preciosa del trabajo con la que no había cruzado más de 5 frases, pero con la que había intercambiado decenas de miradas y sonrisas de complicidad. Durante la cena, de su boca salieron frases como: “Con los suramericanos sí que no puedo, yo los llamo los Carapeseta, es que parece que les hayan dado un puñetazo en la cara, ahí… con el morro como para adentro, uy no no que asco...”, o “Los negritos sí que son más graciosos, yo hasta tengo una foto con el negrito ese de la Casadetuvida, pero tampoco es que me fie mucho de esta gente…”. Antes del postre sonó su móvil “Yo soy tu gatitaaa, tuuuu gatitaaa, soy gata que arañaaa, aráñame el corazooooón …”.(Se hizo el silencio en el restaurante...). Como yo no me veía liderando una limpieza étnica en España acompañado por una sobrina lejana de Hitler a ritmo de reageton, pues la cosa no prosperó.

5- Con mi última ex novia. Todo fue perfecto desde el principio, nos compenetramos a la maravilla, lo pasamos genial, lo que debía ser una cena acabó siendo cena+copa+conversación en el coche de casi 5 horas. Para ser la cita perfecta solo hubiera faltado el beso de despedida en el porche de la casita blanca con jardín de sus padres, ella con la corona de la reina del baile y yo con la chaqueta del capitán del equipo de fútbol americano, para luego irme a mi hermandad Alfabetaomega en mi Cadillac rojo descapotable.
Pero con el tiempo me he dado cuenta que esta fue la peor cita de todas: llena de mentiras, engaños y máscaras. Prosperó durante unos años, demasiado tiempo… Pero bueno esto ya es otra historia…

11 comentarios:

  1. Mmmm... muchas veces lo q parace ser perfecto se arruina en un instante por algo q no esperabas, pero sabes? a veces es beneficioso, talvez y algo mejor te espera por ahí.
    afiliate a mi blog =P

    ResponderEliminar
  2. Bueno... de todo se aprende. O al menos eso creo.

    Salud

    ResponderEliminar
  3. Creo que definitivamente la peor es la última, te entiendo.

    ResponderEliminar
  4. Lo mejor es que todas esas citas son agua pasada y que supongo que algo habrás aprendido de ellas.

    ResponderEliminar
  5. Sí, creo haber aprendido... Gracias a todos!

    ResponderEliminar
  6. Me moría por conocer el punto de vista masculino en el tema cita desastrosa. Me ha encantado leerte.

    Seguiré visitándote.

    ResponderEliminar
  7. JAJAJJA me parto de risa con la del regeton! Descojonante, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  8. Jaajaajaaa... La número 4 es la prueba de que muchas veces, la primera impresión no es la más válida. Tú segura que pensaste que, además de guapa, sería maja, interesante, agradable,... Pero racista y además... con un politono de reggeaton, uffff, yo hubiera salido corriendo mucho antes!

    ResponderEliminar
  9. Híjoleeeeeeee!!!!! Aspi decimos acá en México! Híjole es como decir: ah caray! jajajaja, bueno, tú has tenido cinco malas citas en total? bueno las peores... yo he tenido más, la última fué con un tipo, fulano, feo y gordo, cacarizo, al que invite a ver a Magritte en Bellas Artes (uno de los edificios más hermosos de México, DF.,) al hombre no le gustó, se aburrió y desde luego me quería casi casi agarrar la mano y besarme, guaccccsss, virgen de la macarena, que horror. Luego ya ni me habló, yo creo que porque evité el contacto y luego porque yo "no tenía el nivel socio económico" que el esperaba, es un gillipollas!

    ResponderEliminar
  10. "yo no me veía liderando una limpieza étnica en España acompañado por una sobrina lejana de Hitler a ritmo de reageton"

    Aún me estoy riendo! Jajajajajajajajajajajaja.
    Me voy a leer tu blog! Te devuelvo la visita y me quedo, que me mola.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Todo fugaz, aunque corto, si fue bueno en su momento, aunque ahora duela por no tenerlo, siempre ha valido la pena, de todo se aprende, todo se recuerda, y todo y absolutamente todo sirve para avanzar. http://soyunzarpas.blogspot.com

    ResponderEliminar