miércoles, 13 de enero de 2010

Casualidades

Hoy me he sentado a esperar. No debía tomar ningún autobús, ni había quedado con nadie. Simplemente esperaba mi casualidad, ese algo que le diera un nuevo rumbo a mi vida.
Mientras esperaba me he hecho una pregunta: ¿Las casualidades se mueven? Si la respuesta era no, estaba perdiendo el tiempo, ya que si mi casualidad no se puede mover, debe estar esperándome ella a mí en algún sitio, y soy yo quien debe buscarla. Pero, ¿por dónde empezar?

3 comentarios:

  1. Ánimo, encontrarás tu nuevo rumbo. Me encanta como escribes.

    ResponderEliminar
  2. Entré de CASUALIDAD,
    pero vuelvo
    me gusta.

    ResponderEliminar
  3. Puede que la vida siga un rumbo, que las casualidades se empeñan en desviar.
    un saludo pianista.

    ResponderEliminar